7/05/2017 03:02:00 p. m.
Greenpeace Chile

"Perdí mi capacidad de caminar pero nunca perdí mi amor por el océano"



Jaimen es cuadripléjico pero esta condición jamás le impidió seguir adelante con lo que ama: la fotografía y el océano. Aquí te contamos más sobre esta historia emocionante. Sigue leyendo y entérate más.

Foto: Jaimen Hudson con su dron.

Las fotografías y videos aéreos de Jaimen Hudson transportarán a tu cuerpo y a tu mente a lugares que nunca imaginaste: océanos con agua azul, cielos claros, increíbles puestas de sol, animales marinos maravillosos y personas que se ven diminutas chapoteando en la inmensidad del mar.

El amor de Jaimen por el océano es como el océano mismo: infinito.

Un accidente de moto lo dejó cuadripléjico cuando tenía 17 años pero nunca bajó los brazos. Todo lo contrario: puso toda su energía y sus habilidades en aprender la tecnología de los drones y capturó imágenes asombrosas desde las alturas. Jaimen no puede caminar pero, sin dudas puede volar. Y esto no es todo. A continuación te dejamos su historia en primera persona.

Foto: Jaimen Hudson

En 1983, siete años antes de que naciera, mis padres abrieron una academia de buceo en el oeste de Australia, donde viví toda mi vida. Nuestro barco, el "Dive Master 1" fue una mecedora para mi: yo dormía ahí arriba mientras mis padres daban sus clases de buceo. Aún cuando miro fotos de cuando era niño tengo recuerdos muy frescos de esos momentos. Otras personas pasaron su niñez en una casa del árbol, para mi mi casa fue el mar.

A los 10 años aprendí a bucear y, a medida que iba creciendo lo primero que hacía a la mañana cuando me despertaba era chequear las condiciones del clima para salir a surfear -vivía en una de las playas más populares para hacer surf-. Esto básicamente resume mi juventud: siempre quise estar en el océano o cerca de él. Estamos en 2017 y esa pasión no disminuyó.

Video que hizo Jaimen con un drone en Australia.

La única diferencia ahora es que estoy en una silla de ruedas, entonces tengo que encontrar otra manera de disfrutar el océano. Afortunadamente, la tecnología avanzó mucho y llegamos al smartphone, los drones y todo lo necesario para elevarme por encima del mar.

Primero tomé fotografías y grabé videos con un dron en 2014. Quedé shockeado en el momento en que vi la increíble perspectiva que el dron me otorgaba. De ahí en adelante pasé cada minuto de tiempo libre volando mi dron. Ahora ya tengo alrededor de 200 millones de vistas de mis videos en redes sociales y YouTube.

Foto Jaimen Hudson

En septiembre de 2016 Greenpeace Australia me contactó para documentar la increíble belleza de la Gran Bahía Australiana que se extiende por la costa sur y en la que cientos de ballenas realizan sus viajes migratorios anuales. Mi mamá y mi mejor amiga me acompañaron y me asistieron. Empacamos todo lo necesario y emprendimos en una camioneta los 2500 km que separan mi casa de la Bahía. Ya antes de llegar, mientras estábamos en viaje, aparecía una gran cantidad de especies increíbles y autóctonas: águilas gigantes y canguros se cruzaban por delante de nuestro vehículo.

Foto Jaimen Hudson

Cuando llegamos a la bahía temprano por la mañana nos sorprendió el escenario: ese paisaje hacía que cada uno de los kilómetros que habíamos recorrido para llegar hasta ahí valiera la pena. Me siento bendecido de haber podido recorrer el mundo y ser testigo de estos sitios maravillosos. La Bahía no era la excepción.

Durante cinco días exploramos varios lugares para encontrar escenarios adecuados para filmar y sobre todo para encontrar ballenas. Afortunadamente encontramos una madre y su cría: las filmé y las seguí. Fue un encuentro vital maravilloso.

Lamentablemente hoy la Gran Bahía Australiana está en peligro por la producción y extracción de gas y petróleo en manos de empresas gigantescas como Chevron que quieren explorar en esta zona para concretar sus planes energéticos. Esto no solo pone en riesgo a las especies que viven en la región sino que además transforma a la Bahía en una posible próxima víctima de un derrame de petróleo como el que sucedió en 2010 en el Golfo de México.

El año pasado, la empresa BP abandonó sus planes de explorar en la región pero es triste pensar que otras compañías aún están poniendo en riesgo a la Bahía. Esto no hace más que reforzar mi amor por el océano y mis ganas de protegerlo.

¿Qué opinas de esta historia? ¡Déjanos tu comentario!

También te puede interesar: ¡Wow! La mitad del oxígeno que respiras lo producen los océanos.


Fuente: www.greenpeace.org
Leer Más
share on Twitter Like

Reacciones:

Destacado

Galeria